Entradas

Mostrando entradas de julio, 2017

La magia shakespeariana de un sueño de verano

Imagen
Me despierto esta mañana con la sensación, acrecentada por un sueño salteado de impresiones difusas, vagas imágenes y palabras inconexas, de haber vivido anoche un gran momento; uno de esos instantes que recordamos después esbozando una sonrisa y que idealizamos en el laboratorio de nuestra imaginación. De todas esas palabras, que han comenzado a desvanecerse absorbidas por la luz del día, tan solo queda ya una, que se resiste a morir, insistente, machacona... MAGIA. Y, a través de esta, como en un hechizo que apaga a mi alrededor los destellos de una realidad excesivamente ruidosa, nuevas palabras comienzan a cobrar vida para construir oraciones y cadencias que cobran todo su sentido: "En el mundo ordinario, la única salvación es la ficción"... "Al final todo saldrá bien; y, si no sale bien, es que no es el final"... 
Con este esperanzado mensaje y una invitación a trasladarnos a esa otra orilla donde habita la fantasía, ese mágico lugar donde convivimos con lo e…

Una hormiga llamada Juan

Imagen
Basta asomarse ligeramente a la cartelera de la capital española, en estos días de apacible estío, para darse cuenta de que la ausencia de madrileños no disminuye la aparición de interesantes propuestas teatrales con las que satisfacer y deleitar nuestro apetito escénico. En esta ocasión, nuestros pasos nos han llevado a un discreto, aunque acogedor, local situado en el castizo barrio de Embajadores: La Usina; una de esas salas alternativas de nuestra geografía teatral, herederas del espíritu que animó en el siglo pasado el llamado por entonces teatro independiente de nuestro país.
En este espacio destinado al aprendizaje, la investigación y experimentación con el lenguaje escénico y a la representación de montajes destinados a públicos reducidos (la sala puede albergar poco más de cincuenta personas), tuvimos anoche la oportunidad de disfrutar de un espectáculo ideado, escrito y dirigido por Francisco de los Ríos, al frente de su Compañía "Teatro del Sótano", cuyo sugerent…

Sexo y muerte en "Celestina", o Un corifeo entre adláteres

Imagen
El efecto de la fórmula mágica ideada por Fernando de Rojas hace más de quinientos años parece no haber perdido su fuerza con el paso de los siglos. Y no me refiero a la poderosa pasión que impulsa a la "inocente" Melibea a arrojarse en brazos de su enajenado amador Calisto y a seguir después sus pasos en la muerte, sino al hechizo que ejerce Celestina (personaje que robó a Calisto y Melibea su protagonismo en esta primera tragicomedia del "teatro" europeo) sobre cuantos han degustado este delicioso texto cargado de matices e intención; primero, leído en las numerosas ediciones que refrendaron su éxito, y, más tarde, adaptado en innumerables versiones y adaptaciones teatrales escritas a lo largo de los últimos doscientos años.
Porque laTragicomedia de Calisto y Melibea(el autor decidió cambiar la calificación de "comedia" que le dio en la primera versión de la obra publicada en 1499) o, lo que es lo mismo, La Celestina, no fue hecha para ser contemplada …

El milagro de la ópera

Imagen
Viernes, 30 de junio de 2017. Las luces de la bulliciosa ciudad hace rato ya se han encendido, aunque aún se divisa en el poniente madrileño la claridad difusa de un día que languidece para dar paso a la luminosidad fantasmagórica de la noche. Miles de personas se han congregado en diversos lugares de España para vivir la retransmisión en directo, desde el Teatro Real, de la ópera de Giacomo Puccini (1858-1924) Madama Buttefly, una de las obras más conocidas de este célebre compositor italiano, autor de otras célebres piezas como La Bohème (1896), Tosca (1900) o la inconclusa Turandot (completada por Franco Alfano tras la muerte de Puccini), en la que se incluye uno de los temas más populares del repertorio lírico culto de los últimos noventa años, el aria "Nessum dorma".
Estrenada en el Teatro Scala de Milán, el 17 de febrero de 1904, esta "tragedia japonesa en tres actos" cuyo libreto en italiano fue escrito por Giuseppe Giacosa y Luigi Illica, plasma en escena …