Ramón Gómez de la Serna y la tradición cultural española en versión musical


Anoche se despidió de la Sala Roja de los Teatros del Canal Ramón Gómez de la Serna y la formidable troupe de músicos, cantantes y bailarines que lo han acompañado durante los tres únicos días que su extravagante y distinguida figura nos ha devuelto el Madrid vanguardista y desenfadado de hace cien años, previo a la sinrazón con que dio fin la que, con razón, fue bautizada como Edad de Plata de nuestras letras.

Todo un cúmulo de recuerdos y creaciones culturales emanan del "torreón" de la calle Velázquez, donde don Ramón construyó un mundo a su medida, en el que confluyen, en un desordenado caos lleno de sentido, la tradición literaria que tan bien conoció con el vanguardismo artístico de una nueva época a la que el autor pertenece. Tradición y vanguardia, canciones populares y cabaret, la alta cultura y la cultura del pueblo llano se dan cita en este divertido y ambicioso juguete cómico-lírico bailable donde el Siglo de Oro y la Edad de Plata convergen y se alzan con una sola voz, para ofrecernos un espectáculo musical de gran calidad artística, lleno de literatura y guiños a un espectador que no deja de disfrutar y se reconoce -en diferentes niveles de comprensión, todos igualmente válidos y efectivos- en lo que ve y escucha.

Antonio Castillo Algarra
e Ignacio Rodulfo Hazen son los artífices de este Oro y Plata de Ramón (cabaret barroco), estrenado hace seis meses en el Real Coliseo Carlos III de San Lorenzo de El Escorial, y presentado ahora en Madrid, que, a buen seguro, ha dejado un muy buen sonido en el corazón de quienes hemos podido asistir a su representación en los escasos tres días que ha permanecido en cartel.

Bajo la dirección artística y escénica de Antonio Castillo y la dirección musical de Mariví Blasco e Ignacio Rodulfo, la obra ofrece una amplia selección de textos de Lope, Quevedo, Cervantes, Lorca, el romancero, Jorge Manrique o el propio Gómez de la Serna, entre otros, remozados e incorporados a un espectáculo con aires de music hall donde las zarabandas, folías y villancicos se confunden con la conga, el tango o el jazz, en una riquísima selección de piezas y bailes con sabor a un pasado -y una cultura- lejanos que aún muchos sentimos -y queremos mantener- cerca.

Un elenco de once intérpretes, repartidos entre músicos, actores y bailarines, dan vida a este llamativo espectáculo visual y auditivo, donde la música y el baile lo son todo. Nos gustaría destacar la bella y cálida voz de Mariví Blasco, que protagonizó momentos de auténtica belleza lírica; la contundencia plástica en los movimientos de las bailarinas Cristina Cazorla y Fátima Cervantes, cuya fuerza y destreza técnica nos cautivaron, siendo el foco de atención asimismo de numerosas escenas, algunas acompañadas por el también excepcional bailarín Eduardo Morante, que arrancaron los aplausos del público (excelente dirección coreográfica de Gala Vivancos). Magnífico trabajo asimismo el de la soprano Pilar González Barquero, el de los intérpretes Javier Sintas, Ignacio Rodulfo Hazen -también a la guitarra barroca- y Antonio Castillo Algarra, que asumió el papel de Ramón Gómez de la Serna y protagonizó igualmente algunos números líricos, acompañado en todo momento, como el resto de las escenas, por la instrumentación musical de Nicolás Casas, Daniel Bernaza, Enrique Pastor y el propio Ignacio Rodulfo.

Sugerente escenografía y vestuario, también a cargo de Antonio Castillo Algarra, encargado asimismo de la dramaturgia del montaje, que acierta a recrear el onírico mundo ramoniano y un juguetón espíritu años veinte presente en todo momento en el escenario.

Los asistentes disfrutamos con esta propuesta teatral, que aúna intención comercial y artística sin disimular sus honorables fines, y que ofrece asimismo una dimensión didáctica de notable interés, muy apropiada para un amplio y heterogéneo público que podrá obtener, en todos los casos, diferentes satisfacciones en función de su edad y formación cultural.

Confiamos en que Oro y Plata de Ramón (cabaret barroco) no tarde en regresar a Madrid, donde creemos que aún tiene mucho que decir, y le deseamos, hasta entonces, un feliz viaje por esos mundos del arte y la fantasía de donde regresó para recordarnos, por un momento, la esencia áurea y argéntea de nuestra tradición cultural.

José Luis González Subías



           Fotografías y vídeo: Rafa de Pazos

Comentarios

  1. He asistido al estreno en El Escorial y he tenido la oportunidad de volver a verlo en la sesión del viernes de Los Teatros. Creo que cada vez se superan más. La escenografía es fantástica, el argumento con tintes surrealistas refleja perfectamente el espíritu y vivencias de Ramón de la Serna y los artistas ( actores, músicos, cantantes y bailarines están sublimes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Una "paradoja del comediante" tan necesaria y actual como hace doscientos años

Lope de Rueda se reinventa en la lúcida mirada de Alonso de Santos y su "Fiesta de farsantes"